Acerca de Empujar las manos: una parte esencial del arte marcial del Tai Chi – Tui Shou (Pushing Hands)

Uno de los aspectos más intrigantes del tai chi es la forma de práctica «empujar las manos», «Tui Shou» en mandarín, o por su nombre más común y familiar: PUSHING HANDS. Es una práctica tradicional con formas variadas, y es la base de las aplicaciones marciales del Tai Chi.

La práctica de empujar las manos existe en formas diferentes y diversas en todos los estilos de Tai Chi. Mejora las habilidades de lucha del practicante mejorando la postura, el equilibrio, la flexibilidad, la coordinación y, por supuesto, fortalece la fuerza interior.

Los diferentes y diversos tipos de práctica incluyen patrones simples y cíclicos practicados con una sola mano, pasando por patrones más complejos practicados con ambas manos e incluyendo movimiento en el espacio, hasta la práctica libre que es un tipo de entrenamiento de batalla, sparring, y permite simular un combate real. situaciones en condiciones controladas y seguras.

 

Impulsando la ingeniería: Pushing Hands principios

Empujar las manos es una práctica central del Tai Chi que demuestra la esencia del arte: la combinación armoniosa de cuerpo, mente y energía. En esencia, Pushing Hands es un ejercicio en el que dos practicantes realizan una serie de movimientos controlados que implican empujar, tirar y redirigir el poder del otro.

El principio básico y más importante del Tai Chi utilizado por Pushing Engineering es «la suavidad vence la dificultad», por lo tanto requiere que el practicante libere, enfoque, escuche, contenga, guíe y equilibre. La sensibilidad holística que se aprende y construye a partir de la práctica, permite al practicante interpretar y redirigir, sin el uso de la fuerza, la energía del oponente, y neutralizar la fuerza atacante.

Esta habilidad es el resultado de comprender y aplicar los principios fundamentales de la práctica que enfatizan cultivar la sensibilidad, el equilibrio y la adaptabilidad. Utilizando estos principios y las habilidades adquiridas, el practicante aprende a escuchar los movimientos y las intenciones del oponente a través del contacto, localizar los puntos débiles de su estructura, desestabilizar su centro y alterar así su equilibrio externo e interno. Después de eso, añadiendo energía con un ligero esfuerzo, el contraataque se puede completar en la forma y dirección deseadas.

Las técnicas de Pushing Engineering pueden parecer, al menos al principio, contrarias a la intuición, pero ésta es quizás la razón principal por la que funcionan. Cuando se ejerce fuerza sobre nosotros, la tendencia natural es reaccionar con tensión y resistencia. Impulsar la ingeniería en realidad nos enseña a relajarnos mientras actuamos. Este estado de liberación permite integrarse al movimiento del oponente y neutralizarlo. Cuando el oponente nota que algo ha cambiado, ya es demasiado tarde y el control ya está en nuestras manos.

El entrenamiento de Pushing Engineering es una base excelente para desarrollar y entrenar técnicas de ataque y defensa a corto y mediano plazo, y puede usarse para mejorar las habilidades de lucha. Fomenta una conexión más profunda con el cuerpo y el medio ambiente y mejora la capacidad del practicante para responder eficazmente a situaciones dinámicas. También es una excelente herramienta para que los estudiantes más nuevos desarrollen habilidades de lucha de una manera menos agresiva, más sofisticada e intuitiva.

 

Habilidades importantes

Para sobresalir en Pushing Engineering, uno debe aprender y perfeccionar una serie de habilidades:

Enraizamiento: la capacidad de mantener una base estable y fuerte, lo que se llama enraizamiento, es la habilidad más importante. Un buen arraigo es la base que permite absorber la energía externa y redirigirla.

Sensibilidad: Desarrollar la sensibilidad es fundamental. Los practicantes aprenden a «escuchar» y seguir el movimiento, la intención, la dirección de la fuerza y ​​la fuerza del compañero a través del tacto, anticipando y siendo capaces de adaptarse a los cambios.

Sincronización y coordinación: la sincronización precisa y el movimiento coordinado, cada uno por separado y ambos juntos, son la clave del éxito en la práctica. La sincronización precisa permite prevenir e interrumpir los movimientos del oponente, mientras que el movimiento coordinado permite una reacción inmediata, fluida y fluida.

Neutralización: en lugar de enfrentar fuerza con fuerza, el Tai Chi enfatiza la contención y neutralización de la energía entrante. Este principio permite al practicante redirigir la energía del oponente y, si es necesario, incluso usarla contra él.

 

Tai Chi PUSHING HANDS: las etapas de aprendizaje

Pushing Engineering es un viaje fascinante y esclarecedor de desarrollo de habilidades, así como de investigación y autodescubrimiento. En las distintas etapas del viaje aquí descrito, el practicante perfecciona gradualmente sus habilidades, aprende sobre sí mismo y cómo expresar su carácter y personalidad en el marco de la práctica con diferentes compañeros.

La etapa de fundación: En esta etapa inicial, la atención se centra principalmente en el desarrollo de los principios y habilidades básicos. Los estudiantes aprenden a mantener una postura y equilibrio correctos, lograr liberación y calma, comprender la mecánica corporal básica, reconocer la intención y las direcciones de la fuerza y ​​cultivar la sensibilidad a los movimientos de su pareja.

Ejercicios cíclicos: Los ejercicios cíclicos son secuencias de movimientos predeterminadas que se realizan con un compañero. Estos ejercicios permiten la práctica de técnicas y principios en un ambiente controlado, al mismo tiempo que mejoran las habilidades básicas y la memoria muscular.

Práctica libre: La práctica libre es un entrenamiento en vivo que se realiza de forma espontánea, sin un patrón predeterminado, y es el corazón de Pushing Engineering. Durante la práctica en vivo, el practicante responde a los movimientos del compañero, cambios de ritmo y dirección en tiempo real, utilizando las habilidades y principios básicos aprendidos en los ejercicios cíclicos. Esta etapa agudiza aún más las capacidades de sensibilidad, adaptación y respuesta.

Técnicas avanzadas: En esta etapa avanzada, que requiere habilidades de control y autodisciplina, el practicante integra técnicas de lucha en la práctica de Pushing Engineering. Al practicar técnicas avanzadas, podrás practicar escenarios de autodefensa y las formas de controlar y neutralizar eficazmente a tu oponente.

 

Utilizar los principios del Tai Chi y EMPUJAR LAS MANOS en situaciones de lucha y defensa personal.

Las aplicaciones de Pushing Engineering van mucho más allá de la práctica misma. Las habilidades adquiridas a través de la práctica se traducen directamente en mejores habilidades de lucha y, por lo tanto, también pueden beneficiar a los practicantes de otras artes marciales. El énfasis en la sensibilidad, el tiempo y la neutralización en los diferentes tipos de práctica se alinea con los principios básicos de las técnicas de lucha efectivas en diferentes y variadas disciplinas.

La sensibilidad que se desarrolla durante la práctica permite a los practicantes desarrollar una llamada de batalla más precisa, brindando una ventaja de una fracción de segundo en escenarios de combate. Además, la capacidad de contener y dirigir el poder es invaluable para la prevención efectiva de ataques y la conservación de energía. Esta sinergia entre esta práctica única y el desarrollo de la capacidad de lucha ha llevado a muchos artistas marciales, independientemente de su disciplina principal, a incorporar elementos de Pushing Engineering en su programa de entrenamiento.

 

Diversos enfoques: suaves y potentes

La práctica del empuje abarca un espectro de características, desde movimientos suaves y fluidos hasta una práctica más intensa y libre. La práctica suave enfatiza la liberación, la sensibilidad y la inclusión, y permite al estudiante concentrarse en los aspectos internos, refinando el flujo de energía y neutralizando las tensiones. La práctica más intensa ayuda a desarrollar la fuerza física, la resistencia, el poder explosivo y la práctica de aplicación marcial.

Independientemente de la edad, el nivel de condición física o la experiencia previa, la práctica, en sus múltiples niveles, ofrece algo para todos. Para principiantes, proporciona una suave introducción a los principios del Tai Chi y la conciencia corporal. Los estudiantes de nivel intermedio disfrutan aprendiendo nuevas técnicas y mejorando las habilidades existentes. Los practicantes avanzados descubren nuevas capas de comprensión a medida que profundizan su conexión con el entrenamiento y refinan sus habilidades de lucha.

 

En conclusión, Pushing Hands no es sólo una piedra angular del Tai Chi sino también una puerta de entrada a la excelencia física y mental. Sus principios de sensibilidad, equilibrio y adaptación agudizan los distintos aspectos del tai chi y permiten mejorar las habilidades de movimiento y de lucha.